fbpx

Trabajar, dormir, hacer ejercicio… ¿Cuál es la mejor temperatura para cada actividad?

Inicio > Blog

Encontramos el confort térmico en un ambiente determinado cuando encontramos que la sensación de temperatura es neutra y agradable. Esta satisfacción con la temperatura depende de multitud de factores, ya que no todos percibimos la temperatura de la misma manera, y puede variar en función de la tarea que estemos realizando, la época del año, la humedad ambiental…

En la oficina

Dar con una temperatura que proporcione comodidad a todos los trabajadores al mismo tiempo es complicado debido a la subjetividad del confort. Algunas personas se encuentran cómodas con temperaturas bajas y otras prefieren una mayor temperatura. En una oficina generalmente se considera que la temperatura debe estar entre los 21º y 22º grados, mientras que el RITE simplemente establece que debería ser de menos de 26º. Sin embargo, algunos estudios recientes recomiendan establecer entornos laborales dinámicos. En estos la temperatura va oscilando para así favorecer el bienestar de los trabajadores. Al someter al cuerpo a variaciones de temperatura por encima de los 22ºC y por debajo de los 21ºC se favorece la aceleración del metabolismo, lo que previene problemas como la obesidad y beneficia al sistema inmunitario. El Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios indica que las temperaturas óptimas de trabajo en verano se encuentran entre los 23º y los 25º, y los 21º y los 23º en invierno.

Haciendo ejercicio en interior

Los beneficios del ejercicio son indudables y por tanto debemos realizar alguna actividad física independientemente de la época del año. Es importante saber que las altas temperaturas pueden mermar el rendimiento deportivo e incluso resultar perjudiciales en algunos casos causando calambres por deshidratación, o golpes de calor. Por ello, y para no depender de la temperatura exterior, podemos optar por climatizar espacios para realizar deporte, teniendo siempre en cuenta la importancia de la ventilación y la humedad relativa. En función de las demandas físicas de cada actividad, podemos variar la temperatura para sentirnos cómodos.

  • Caminar: entre 9º y 18ºC
  • Correr: entre 4º y 12ºC
  • Hacer yoga o pilates: entre 20º y 25º
  • Hacer pesas o calistenia: entre 15º y 20º
  • Ejercicios de mantenimiento: entre 17º y 22º

 

Para dormir

Es fundamental estar cómodos a la hora de descansar ya que mientras dormimos se ponen en marcha mecanismos de regulación de la temperatura que influyen en nuestro reloj biológico. Si no cuidamos esto es posible que acabemos con problemas del sueño, insomnio o cansancio generalizado. Tendemos a pensar erróneamente que como el calor adormece y causa somnolencia, es óptimo tener una temperatura alta para dormir. Sin embargo, según los expertos, la temperatura ideal para dormir es más bien baja ya que con ello conseguimos minimizar los esfuerzos de termorregulación y descansamos mejor. La temperatura recomendada para las horas de sueño se encuentra entre los 17º y los 22º años, aunque para niños y personas de edad avanzada se recomienda que las estancias se encuentren entre 19º y 21º

 

Queremos ayudarte

En Haverland, una de nuestras prioridades es tu comodidad en todo momento. Nuestro objetivo es ofrecerte una climatización de calidad que se adapte a tu estilo de vida y te proporciones el mayor confort.

 

 en Sin categorizar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies